miércoles, 30 de abril de 2014

Formación constante

Hay una cosa que es obligatoria en un maestro y no siempre se consigue: la formación constante.
Las nuevas metodologías, las tecnologías adaptadas a la educación, las nuevas corrientes, los nuevos estudios, los diferentes déficits, trastornos... Son tantas cosas que atender en un aula de PT que se necesita de esa formación que hagan de esa intervención de las más acertadas.
La maestra del aula que protagonizo se esfuerza por este tema. Aun así, no puede todo lo que quisiera. Las horas del día cada vez son menos y la dedicación es mayor.

He visto cómo la maestra de mi aula lleva a cabo metodologías aprendidas en un curso realizado el día anterior. He visto cómo se llevaba horas buscando información y leyendo sobre un nuevo caso que le llega al aula. He visto cómo documenta a sus compañeros, les ofrece información sencilla, concreta y directa, para que les sea lo más fácil posible de leer... He visto cómo se ofrece para ayudar en todo lo que necesiten, para apoyar en el aula ordinaria con materiales, consejos o metodologías.
Y muchos de sus compañeros lo han aceptado y han colaborado en gran medida, y se han hecho cargo de la situación en otras ocasiones...

Formación, formación... y voluntad de formarse. Requiere tiempo, dedicación, voluntad, vocación...
En uno de los muebles del aula hay cientos de papeles con información de cursos realizados y de otras buscadas por sí misma. Ahora, esos papeles son sustituidos por archivos en pdf o doc en el ordenador inseparable ya de casi todos los maestros que voy conociendo.

Las nuevas tecnologías, que mundo tan apasionante para la educación. Le dedicaremos varias entradas.




domingo, 20 de abril de 2014

Avanzamos en la historia...

He tenido muchas ubicaciones diferentes, mi mobiliario ha cambiado conforme ha ido pasando el tiempo... y ahora creo que me han dejado casi perfecta para mi labor. Tengo de todo: pizarra digital, pupitres grandes y pequeños (pues a mí asisten alumnos de edades muy diversas), juegos didácticos, material fungible para realizar trabajos, libros de texto... La verdad es que en el sitio donde estoy ahora me cuidan bastante.

También están cambiando los profesores que trabajan con la maestra del aula. Hay muchos interesados en colaborar, otros se forman de manera independiente para poder tratar las necesidades inmersas en su aula ordinaria mucho mejor... Todo va a mejor.

L@s maestr@s de PT también amplían cada día su formación y se documentan de todo lo nuevo, prueban metodologías, llevan a cabo nuevos recursos...

Después de aquella dedicación inicial a los alumnos con DIA exclusivamente, llegaron alumnos con dictámenes, diagnósticos, neae... Y todo empezó también a cambiar poco a poco.

Empezaron con adaptaciones curriculares no significativas, es decir, adaptaban metodología, materiales, tareas... pero sin modificar los contenidos u objetivos mínimos del ciclo a conseguir. Esto daba resultado en muchas ocasiones, pero en otras quedaba insuficiente.
Las AC no significativas son fáciles de llevar si el tutor o profesor de la materia que sea del aula ordinaria trabaja paralelamente con el departamento de orientación. He sido testigo de ambos casos.

En el caso en que el profesor del aula ordinaria no colabora, el alumno está avocado al fracaso escolar y a una ACS en el curso posterior, en las materias en las que su desfase curricular es mayor de dos cursos. En el caso del profesor que sí trabaja con el departamento, el resultado es bastante óptimo y el alumno consigue superar muchas dificultades y llegar a los objetivos propuestos sin necesidad de asterisco (un asterisco aparece en las notas oficiales cuando el alumno tiene ACS).

Pero no sólo me he encontrado con tutores no colaborativos, también me he topado con maestra@s de PT que parece no gustarles su trabajo... pero no me voy a entretener en esto.

Bien, nos hemos quedado en la puesta en práctica de las adaptaciones curriculares. Profundizaremos en este tema más adelante. ¡Hasta otra!

jueves, 10 de abril de 2014

Detrás de una maestra de PT...

Hoy debo recordaros que la maestra de PT no trabaja sola, ya no... El equipo de orientación es un pilar en su vida. Sin ellos, la labor del aula de apoyo a la integración no sería posible.
Hay maestros de PT que tienen la suerte de contar con profesionales que desempeñan su trabajo de la mejor manera posible, y eso hace que ellos también se esfuercen cada día.
El logopeda o el profesional de Audición y lenguaje también trabaja con muchos de los alumnos del aula de apoyo a la integración. Este profesional ha estado a veces fijo en un centro o alternando en más de uno, según el número de alumnos.


Y llegamos a los tutores. Con ellos es un poco más difícil trabajar, o fácil según el tutor, claro está. Hay ocasiones en las que el trabajo colaborativo entre el tutor y la maestra de PT hacen que el día a día sea mucho más fácil y los resultados óptimos más evidentes. Me quedo con estos tutores.


Hasta mañana. 

domingo, 6 de abril de 2014

Una ciudad de síndromes de Down...

Una ciudad de síndromes de Down...

Dejad que os cuente una anécdota que ocurrió en uno de los centros en los que he ubicado el aula, hace ya unos años.
En cierta ocasión oí en una reunión
“Es que esto no teníamos que consentirlo... Tendríamos que reunirnos todos los profesores para protestar y no permitir que niños así (en este caso, con síndrome de Down) entren en colegios normales... tienen que estar con niños iguales que él...”. Increíble, ¿verdad?
Respuesta que le dio una maestra:
"¡Claro! Como esa persona va a vivir en un país de síndromes de Down, con una ciudad de síndromes de Down, sus vecinos serán síndromes de Down... ¡Por favor! Es perfectamente capaz de seguir el ritmo de este centro con ayuda del PT...”.
De nuevo el otro docente:
"Pues yo tenía un vecino con discapacidad y todos los días iba a la calle con su madre del brazo, limpito y educado, y no necesitaba más…Claro que si fuera mi hijo, otro gallo cantaría”. Increíble de nuevo, ¿verdad? Sin comentarios.

Aquello ocurrió hace ya varios años y, afortunadamente, apenas se oyen comentarios de este tipo en los centros. Estoy conociendo a maestros implicados, que se esfuerzan por atender a la gran diversidad de alumnos que se encuentran en sus aulas, siempre, claro está, con la ayuda del PT. Pero hace falta implicarse, y formarse... e incluir.

A veces creo que hay maestros que no se dan cuenta de que pertenecemos a esa etapa en la vida que todos recuerdan: el colegio. Las relaciones sociales, las notas, el trato con los profesores, “la señorita”, “el profe”... todo influirá en el futuro, en los recuerdos. Hagamos que todo sea gratamente memorable para todos los niños, sea cual sea su condición, su color de pelo, su coeficiente intelectual, su raza, su entorno, su minusvalía...
Para TODOS los niños.


martes, 1 de abril de 2014

Me encanta mi clase


En un colegio del mundo, cuyo nombre no recuerdo, encontré este escrito de la maestra de PT:

Me encanta mi clase.
Esta diversidad que vivo cada día, esos momentos de frustración, de éxito, de risas, de charlas, de estudio... No los cambio por nada.
A pesar del trabajo, inundada de registros, repleta de ideas, inventando juegos, buscando recursos, individualizando cada letra, personalizando cada actividad... a pesar de todo ello... gracias a todo ello... Me encanta mi clase.

Qué decir de mis alumnos. Ellos son mi clase, son el día a día. Tengo muchos, todos geniales, la mayoría trabajadores, voluntariosos... Muy diferentes entre sí, muy iguales en varios aspectos... Su rendimiento hace que mi trabajo se vea recompensado; hacen que cada día no caiga en saco roto, que se aproveche cada minuto, que sea un tiempo bien correspondido.
Son geniales. Para qué decir más.
Me encanta mi clase.

Mi clase es mi clase no termina, siempre continúa, es una larga pregunta, necesita respuestas, siempre las necesita; no se cansa de preguntar, no se cansa de recibir, no se cansa de dar... Constante y voluntariosa... Así es mi clase...

Me encanta mi clase.

Google+ Followers

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total