jueves, 27 de marzo de 2014

Hay tantos TDAH...

TDAH

Al principio creí que era una moda; después me enteré, prestando atención a conversaciones de mi alrededor, que era un trastorno al que recurrían muchos psicólogos o psiquiatras para explicar ciertas características de los niños, pero que cuando es cierto que lo padecen deben ser muy atendidos.
Ahora sé que es un trastorno que dificulta muchísimo la integración en un aula siguiendo su ritmo ordinario de trabajo, sé que en la mayoría de ocasiones necesitan algún tipo de medicación para poder concentrarse y aprender, sé que necesitan mucho refuerzo por parte de los profesores para que sigan las explicaciones y tengan un desarrollo óptimo... Y sé también que es un trastorno incomprendido, desconocido o mitificado por muchos, ignorado por otros...

A mi aula asisten varios alumnos con TDAH. Se esfuerzan por superarse, pero en muchas ocasiones fracasan porque no les acompañan en ese esfuerzo. Otras veces van triunfando poco a poco, saltando obstáculos con ayuda de la familia y de los profesores que sí se han preocupado. 

En mi aula, concretamente, la maestra elabora unas medidas extraordinarias que aconseja seguir en todos los ámbitos para trabajar con el alumno. Esas medidas recogen muchos matices, cambios de metodología, cambios en la estructura de las actividades y exámenes... Da resultado, pero la evolución es lenta y no debe abandonarse.

También he notado que la maestra les estructura de forma ordenada, concisa y breve lo que deben hacer; que les deja caminar por el aula cuando hacen un examen, sí eso les ayuda a concentrarse; que les deja hablar entre ellos y con ella misma de la medicación que toma cada uno, para que no lo vean como algo malo o raro... La maestra de mi aula aprende mucho con ellos, aprende mucho con todos... y fracasa muchas veces, pero esto no hace más que darle fuerzas para seguir buscando.

Hasta la próxima.

Google+ Followers

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total